El Tuor de Francia desafía la pandemia

Desde el pasado 29 de agosto se celebra la 107 edición del Tour de Francia, con un recorrido que sólo atraviesa tierras francesas, entre ellas sus cinco macizos montañosos: Macizo Central, Alpes, Jura, Pirineos, y Vosgos. El evento de mayor categoría de la Unión Ciclista Internacional (UCI) inició con una etapa en Niza y culminará, como ya es tradición, en los Campos Elíseos el próximo 20 de septiembre.

La particularidad de esta edición en la que participan 22 equipos es que se realiza en medio de la pandemia mundial que ha causado el Covid 19, lo que ha constituido un gran desafío, especialmente desde la planificación de la logística y de la bioseguridad de los 176 ciclistas que participan en la prueba y de todo el equipo técnico que los acompaña.

También, hay que considerar al inmenso equipo humano que trabaja en todas las labores de la organización del Tour, así como al público que se ha alineado en las vías para ver las etapas que ya se han celebrado y que seguramente seguirá participando en todas las demás.

Para minimizar al máximo la presencia del Covid 19, los organizadores de esta edición del giro francés ha impuesto normas muy estrictas, que incluyen pruebas periódicas a cada uno uno de los ciclistas que participan y su equipo técnico, si alguno sale positivo para coronavirus el equipo deberá someterse a descarte, si son dos o más los contagiados el equipo deberá abandonar la competencia.

Hasta ahora todo va muy bien, el Tour de Francia, en sus primeras etapas, ha logrado desafiar con éxito la pandemia y marca la ruta hacia una nueva normalidad, que seguramente será seguida por otros torneos ciclísticos a nivel internacional, que incluirán normas se bioseguridad para poder iniciar sus actividades y mantener viva la tradición ciclística que sobrevivirá a esta pandemia.