Un apagón feminista en el Museo de Bellas Artes

El 8 de marzo es el día de la mujer, pero generalmente se toma todo el mes para celebrar y conmemorar. Ahora bien, entre las diversas actividades destaca el Museo de Bellas Artes, donde a partir de las 6 de la tarde, todas las luces se apagan y solo quedan iluminadas las obras de artistas mujeres, es decir que solo hay ciertos focos puntuales, por supuesto que esto genera un efecto impactante y todas las obras de creadores masculinos quedan ocultas.

Es una forma de conmemorar la fecha, así como reclamar por la desigualdad de género, ya que de 270 piezas con las que cuenta el museo, solo 20 obras pertenecen a artistas mujeres. Es una forma de hacerlas visibles y protestar por el acceso desigual a las instituciones de arte.

Picasso en un segundo plano

En la sala de inicios del siglo XX donde se encuentran el arte nacional argentino, se ilumina una obra de Lía Gismondi que fue una adquisición en 1911 y en la sala de arte óptico y cinético resaltan dos esculturas de Martha Boto. La sala de arte moderno europeo es la más impactante, ya que muestra una obra de Dora Maar que opaca a las piezas de Picasso, Kandinsky, entre otros.

En otra sala se iluminan obras de otras artistas como Liliana Maresca, Marcia Schvartz y Diana Aisenberg. Al final, se llega a una sala completamente iluminada donde se encuentra la muestra A la conquista de la luna, con piezas de varias artistas.

La muestra da espacio a la interrogante de si ellas son todas las artistas o hay más esperando su turno de acceso para la exhibición, la directora del museo ha comentado que se han comenzado a preguntar el por qué de la situación, para generar soluciones a los patrones culturales históricos masculinos.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion