Sal marina vs. Sal común

La sal es uno de los condimentos imprescindibles en cualquier cocina a nivel mundial, pueden existir muchas especies, hierbas aromáticas y cualquier otro ingrediente capaz de dar sabor a la comida, pero la sal siempre será uno de los principales ingredientes, aunque su uso genere polémica desde hace muchos años.

La mayoría de los médicos no recomiendan la sal común, pero claro es que todo en exceso es malo y el uso descontrolado de ésta puede traer problemas a la salud, relacionados con hipertensión, circulación, cardíacos y muchos otros, cuando se consume en grandes cantidades.

Aunque en el mercado existen diferentes tipos de sal, de acuerdo a su uso y presentación, se pueden dividir en dos grupos, la sal marina y la sal común, también conocida como sal de mesa. La sal marina es usada de forma natural, no se encuentra procesada ni refinada, tal cual como se origina de la evaporación del agua en los mares, a la que se le atribuyen beneficios para la salud.

La sal común por su parte es en su mayoría un compuesto de cloruro de sodio y aunque contiene otros minerales pero en bajas cantidades, teniendo mayor concentración de yodo.

La sal marina está compuesta por aproximadamente 84 elementos que son sumamente importantes para la salud humana, mismos que se encuentran en casi las mismas porciones que en el llamado suero sanguíneo y al momento de refinarla para convertirla en la sal común estos elementos son eliminados, lo que le reduce beneficios a la conocida sal de mesa.

Tras este proceso de industrialización la sal es tratada con aditivos químicos que aunque evitan la formación de cálculos, como no son naturales pueden ser sumamente dañinos para la salud.

Es por ello que cada vez más los especialistas recomiendan la incorporación y el consumo en la dieta de sal marina, por los beneficios que trae al organismo, aunque siempre con moderación.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion