Las carillas dentales, el secreto de las sonrisas perfectas

Siempre hemos querido tener sonrisas perfectas, esas que están compuestas por dientes completamente simétricos y en blanco porcelana, para obtenerla muchos pasamos por dolorosos tratamientos de ortodoncia, endodoncia y rigurosas visitas a nuestro odontólogo de confianza para poder lograrla, pero ahora esto es mucho más fácil y menos lento gracias a las carillas dentales.

Podríamos definirlas como las pequeñas prótesis dentales elaboradas en porcelana fina que se pegan a la superficie anterior de los dientes, lo que les da una apariencia completamente natural y atractiva. Las carillas dentales son utilizadas tanto en casos de estética como en el tratamiento correctivo de dientes fracturados, manchados o con separaciones anormales.

Existen varios materiales en los que se pueden elaborar las carillas dentales, siendo los más recomendados la resina y la porcelana. Luego de que son elaboradas se pegan a los dientes con lo que se conoce como cemento resinoso. Pese a que la porcelana es considerado como un material débil, una vez que se pega firmemente a los dientes se vuelve fuerte y sobre todo durable.

Para colocarlas, el dentista o especialista debe remover una pequeña cantidad de la superficie del diente para poder colocar las láminas, luego toma la impresión de los dientes y las envía al laboratorio para la elaboración de las carillas, pues estas se elaboran de manera tal que entren perfectamente en el diente y la boca, una vez listas son pegadas diente por diente.

Luego de tenerlas el mantenimiento y cuidado es tal cual como con nuestros propios dientes, pero se recomienda el uso de hilo dental al menos una vez por día y por supuesto cepillarse luego de cada comida, aunque cada especialista recomendará el producto que considere más apropiado de acuerdo al caso de cada paciente.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion