Cómo actuar frente a una fractura

Los huesos tienen una gran dureza, sin embargo no están exentos de romperse, pues no estamos salvos de sufrir algún tipo de accidente y estar frente a una situación de fractura. Por ejemplo, los movimientos bruscos, caídas y traumatismos son causas de fractura.

Asimismo, si en alguna ocasión se tiene que enfrentar esta situación, ya sea porque se es el afectado o porque alguien alrededor la sufre, es de gran importancia estar preparado y saber qué hacer para favorecer y evitar complicaciones.

En primer lugar,  es preciso mantener el control y hacer lo posible porque la persona afectada o el paciente esté en calma. Luego, es preciso reducir el dolor, para esto se debe inmovilizar la lesión, logrando que el área se mantenga estable, puede ser a través de una férula que se puede improvisar o si está al alcance alguna prefabricada, esta acción también permite la mayor comodidad para el paciente.

Estas medidas son muy importantes, pero también hay un conjunto de consideraciones o consejos a seguir, en cuanto al cuidado posterior. Entre algunas de las recomendaciones se encuentran permitir el descanso de la zona todo lo que sea posible y seguir las recomendaciones del especialista para caminar o hacer las actividades rutinarias.

También, no permitir que el yeso se moje, si se humedece se pone suave y no cumpliría su función de dar apoyo, así que se debe envolver con una bolsa de plástico y asegurar con cinta adhesiva. De igual forma es vital evitar el calor de forma directa, en caso de comezón debajo del yeso no introducir ningún tipo de objeto y si se produce hinchazón, sensación de hormigueo, adormecimiento, pérdida total del movimiento, piel de color azul o se eleva el dolor, se debe acudir al médico de inmediato.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion