El estrés oxidativo y su contraparte los antioxidantes

El estrés oxidativo y su contraparte los antioxidantes

El deporte es sin duda una de las herramientas más efectivas para mantener la salud; un buen estado físico no solo otorga una sensación de bienestar, sino que también prepara al organismo a tolerar mejor el envejecimiento y ayuda a prevenir enfermedades, al estar relacionado con el refuerzo del sistema inmunitario.

Normalmente, un régimen deportivo adecuado, es acompañado de una dieta adecuada para maximizar los resultados. Pero una de las tendencias modernas de estas dietas, es asegurar que contengan una alta carga de alimentos con antioxidantes, para reducir un fenómeno llamado estrés oxidativos.

¿Qué es el estrés oxidativo?

El estrés oxidativo es un fenómeno recientemente documentado, en el que se explica lo que ocurre en el organismo cuando se practica de manera sostenida actividades aeróbicas como trotar y correr distancias largas, el ciclismo, el crossfit, entre otros.

El estrés oxidativo sugiere que, durante los ejercicios aeróbicos demandantes, se producen radicales libres que, en el mediano y largo plazo, podrían provocar problemas de salud y que pueden ser contrarrestados por alimentación alta en antioxidantes.

Los antioxidantes son sustancias naturales capaces de neutralizar el efecto de estos radicales libres, evitando los daños que causarían a nivel celular y de tejidos. Un ejemplo de esto es la vitamina C, que además de ser un potente antioxidante de tipo preventivo, es un magnífico potenciador del sistema inmunitario.

Los antioxidantes son más variados que la vitamina C

Los suplementos nutricionales no son recomendados como medio para tomar antioxidantes, pues tomarlos de esta forma, reducen el margen de absorción que tendrían, si se tomaran directamente desde su fuente.

Los antioxidantes que encontramos en la naturaleza son muy variados, pero existen los destacados, que cuentan con conocimiento científico que avalan su efectividad. Estas son la vitamina A, la vitamina E, el selenio y el zinc.

El hígado, el cerdo, las zanahorias, los pimientos y frutas como el mango, son excelentes fuentes de este antioxidante. El aceite de girasol, los cacahuates, las almendras y gran variedad de cereales son excelentes fuentes de vitamina E, los frutos secos, las legumbres y ciertas levaduras, son fuentes de selenio y el zinc, podemos encontrarlo en ostras, berberechos, legumbres y frutos secos.

La vitamina C se encuentran en Kiwis, en pimientos, en frutos cítricos y gran variedad de frutas tropicales, entre las que está la papaya. Incluir estos alimentos en la dieta diaria, asegura que podamos combatir con el estrés oxidativo, y conservemos las características normales de nuestra salud.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion