El derecho a expresarse

El derecho a expresarse es libre cuando se actùa con respeto hacia los demás aprendiendo a escuchar en forma reflexiva, no decir lo que la otra persona o interlocutor debe hacer, tampoco asegurar que sabe lo que el otro quiere expresar, mucho menos reírse de lo que se diga o piense hacer el otro.

Captar no solo lo que se dice sino lo que se  quiere dar a entender, esperar que se sienta comprendido y escuchar reflexivamente es una especie de espejo que sirve de ayuda sobre todo al niño en el que pueda ver asimismo con mayor claridad.

El contacto visual, respetar sus pausas, no interrumpir su discurso o conversaciòn mostrando acuerdo o desacuerdo hace que es importante manifestar interés por lo que se dice en diferentes formas, comprobando y verificando la comunicación con el fin de asegurarse que lo manifestado  por èl es de nuestro interés  permitiendo que el niño, joven o adulto se exprese con honestidad y así debe entenderse.

Existen problemas de comunicación entre los padres y los hijos o viceversa.  En la comunicación se presentan estilos de agresividad que es cuando se faltan el respeto  unos a otros que viene a ser pasivo o asertivo.

El pasivo es cuando se manifiestan expresiones, opiniones o emociones por temas a ser discutidos y realizados.  Y asertivo es cuando expresamos lo  que se piensa, se siente o se hacen valer los derechos sin irrespetar o desestimar al otro, tener conciencia sobre derechos humanos propios y de los demás.

Lo importante es ser asertivo para entenderse siempre con respeto al otro  esperando recibir el mismo trato.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion