mobiliario urbano deportivo

¿Os habéis fijado alguna vez en la cantidad de elementos urbanos que hay por las ciudades para poder hacer ejercicio? Empezaron como una prueba piloto, pero acabó por triunfar y ahora no hay ciudad que se resista a poner máquinas de estas. Funcionan bien y los ciudadanos también están contentos, así como las empresas mobiliario urbano, que ven aquí un filón para desarrollar nuevos productos y así tener otra rama comercial a potenciar.

El mobiliario urbano deportivo

Practicar ejercicio al aire libre está muy bien y tiene muchas ventajas, pero la más destacada de todas ellas es el precio, o la falta de precio mejor dicho, porque se trata de una cosa gratuita y que tanto pueden usar adultos como niños, adolescentes o personas que están en la tercera edad.

Normalmente están ubicados en parques, ya que es donde hay más espacio, pero no es de extrañar que también se vean cerca de ríos o playas, calles anchas o cercanías de otros equipamientos deportivos.

Tal y como dicen en el portal Vitónica, estas serían algunas de las partes del cuerpo que podríamos desarrollar con dichas máquinas:

  • Fortificar los pechos: se pueden usar las barras paralelas que hay casi siempre. Las tenemos que coger con los brazos separados el uno del otro y doblar un poco las piernas. Una vez asumida la posición, podemos ir flexionando los brazos para ir cogiendo fuerza y forma en la zona de los pectorales. También, si queremos, podemos hacer flexiones. En este caso no hace falta usar ningún elemento, ya que nos basta con que el suelo esté limpio y podamos ponernos bien en él (que haya espacio, etc.)
  • Abdominales: otro caso con el cual no necesitaremos grandes equipos. Basta con encontrar una superficie en donde nos podamos sujetar (para no desequilibrarnos) y ya está. Un banco mismo podría servirnos.

Cuando se usan estas máquinas debemos basarnos siempre en el respeto hacia el otro y el respeto a la comunidad en sí. Más que nada porque, primero, se trata de mobiliario pagado con los impuestos de todos y si lo rompemos o lo malmetemos se tendrá que reparar y costará aún más dinero. En segundo lugar, es importante respetar a las otras personas que hacen uso de estos equipos, ya sea manteniendo el orden establecido, usarlo en los tiempos pactados si así se hubiera pactado, etc. Es cierto que no es que haya mucha gente usándolos a la vez, pero por si acaso no está de más tenerlo en cuenta.

Si se desea un entrenamiento más potente o más centrado en alguna parte del cuerpo , lo más recomendable es que se vaya a un gimnasio o se contrate a un entrenador personal (figura que hoy en día está muy de moda) para que te aconseje y te guíe a la hora de hacer los ejercicios. Pero vamos, para un mantenimiento corporal básico, con estas máquinas tienes de sobra. ¡Al menos saber que existen y que si se quiere se pueden usar!