Deporte y actrices porno

Las personas que se dedican a la pornografía tienen que estar en forma. Esto, que parece una afirmación sin mucho fundamento, tiene sus explicaciones: los actores y las actrices porno pasan gran parte de su jornada laboral ejerciendo movimientos, y sin una preparación física adecuada es difícil que puedan mantener el ritmo.

Deporte y actrices porno

Una de las cosas que siempre se ha oído decir es que si quieres mantenerte sexualmente activo lo mejor que puedes hacer es hacer ejercicio diariamente. Esto hace mejorar nuestros niveles físicos y además nos permite aguantar más en nuestras relaciones.

Ventajas de practicar deporte

  • Mejora nuestros niveles de resistencia. Probad de correr 200 metros y medid cuanto tiempo tardáis. Evidentemente, no será lo mismo para una persona que está acostumbrada a hacer deporte y una que no. Con el sexo pasa lo mismo: una persona que practica regularmente deporte lo tendrá mucho más fácil para aguantar más. En personas normales no pasa nada (o no es tan grave) pero si te dedicas profesionalmente a esto debes estar en forma.
  • La liberación de endorfinas nos ayuda a tener más placer. Hay cosas en la vida que nos producen gran satisfacción. Si vamos con el estrés siempre encima, difícilmente podremos disfrutar de lo que hacemos.
  • Por último, una práctica regular de deporte ayuda a que nuestros ritmos diarios se equilibren. Es decir: poder dormir mejor, tener más hambre a la hora de comer, etc. Nuestro corazón también lo agradecerá, y con ello nuestras arterias. Todo el cuerpo se oxigena mejor y la sensación de bienestar crece.

A parte de practicar deporte, hay otras cosas que deben tenerse en cuenta, y las personas que se dedican a la pornografía lo saben bien:

  • Dormir las horas necesarias: hay personas que necesitan dormir entre 8 y 9 horas para descansar bien, mientras que otras con 6 o 7 ya tienen suficientes. Lo ideal es no pasarse ni por arriba ni por abajo: se aconseja intentar dormir entre 7 y 8 horas diarias para dejar que el cuerpo se recupere bien. Es importante que durmamos en habitaciones bien ventiladas.
  • Comer varias veces al día y de forma equilibrada: se recomienda que se hagan cinco comidas diarias, y que la más importante sea el desayuno. Para la cena es mejor comer algo ligero para poder digerir bien y descansar cuanto antes. En cuanto a las comidas de entremedio (merienda, etc.) lo ideal es comer poca cantidad y que sea por ejemplo fruta, frutos secos o algún yogur.
  • Dedicarse a cosas que nos gustan: este último punto es imprescindible. Para poder trabajar en pleno rendimiento y bien, es mejor que dediquemos varias horas a la semana a las cosas que nos gustan (leer, bailar, estudiar un idioma, maquetismo, etc.) Solo así se consigue el equilibro mental necesario y solo así conseguiremos no agobiarnos y no dejar que nuestro trabajo o nuestro día a día nos acabe pasando factura.